Tokyo Medical University, una de las instituciones educativas privadas más importantes del país, desde el año 2011 habría manipulado las pruebas de admisión, para anular aquellas que habían sido realizadas por mujeres y tenían resultados excelentes, con el argumento de que los hombres son más convenientes para esta profesión. Noticia que ha desencadenado un debate sobre el sexismo. 

En el año 2010 fue notorio el incremento de alumnas que lograban pasar su prueba, el 40% de los alumnos aceptados fueron mujeres, doblando el porcentaje del año 2009. Así que el consejo de administración de la universidad decidió poner un obstáculo a las mujeres en los exámenes de acceso, su objetivo, mantener un porcentaje de mujeres alrededor del 30% del total de nuevos estudiantes.

De acuerdo con medios del país que investigan el caso, en el mes de febrero, se presentaron 1.596 hombres y 1.018 mujeres, de los cuales aprobaron un 18,9% y un 14,5%, respectivamente. finalmente, el 8,8% de los candidatos hombres resultaron admitidos y tan solo el 2,9% de las candidatas. Con la idea en la cabeza de que los hombres son más aptos para esta profesión que las mujeres, decidieron ejecutar este cuestionable plan.

La universidad discriminó a las mujeres debido a que “temía no poder seguir operando como lo hacía si había demasiadas médicas, dado que éstas tomaban licencias más prolongadas o que era más probable que renunciaran por sus familias”.

En este país asiático la mitad de las mujeres abandona definitivamente su puesto debido a factores socioculturales y a las dificultades para coordinar la vida familiar y profesional. Así que suelen dejar sus profesiones gracias a la presión del matrimonio e hijos.

“La idea inconsciente de que las mujeres no son aptas para ejercer la medicina debe cambiarse”, dijo Mari Miura, profesora de la Universidad Sophia de Tokio. “El gobierno también debe investigar este tema y hacer responsable a la universidad”.

Por esta razón el gobierno desarrolla la estrategia “Womenomics” el cual busca incentivar una mayor participación laboral femenina, sin embargo, en el país es considerable la racha salarial entre sexos. Así mismo, Las mujeres tienen menos posibilidades de desempeñarse en altos cargos o en política. 

El caso ha dejado mucho de qué hablar, incluso se afirma que la discriminación hacía la mujer sigue siendo de tal magnitud que no es la única universidad que tiene estas prácticas que intervienen en el proceso de educación femenino.

De acuerdo con las autoridades competentes, el caso está siendo investigado por un gabinete jurídico asignado por la universidad misma.  El caso se ha dado a conocer en el mundo, debido a un proceso que la fiscalía adelanta en la institución, debido a que supuestamente un alto cargo del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología, estaría presionando, con la amenaza de retirarle ayudas públicas, para que admitieran a su hijo.