Recientemente, la publicidad exhibida en una cadena de supermercados en Argentina causó indignación en Latinoamérica, debido su contenido sexista. Un anuncio de venta de juguetes con motivo del día del niño decía textualmente “Con C de campeón”, acompañado de una foto de un niño; y otra con la fotografía de una niña acompañada de la frase “Con C de cocinera”. La cadena se disculpó, sin embargo, la desazón sigue siendo la misma: los estereotipos alimentan el machismo.

Por acciones como estas, en Colombia se ha creado una iniciativa que busca frenar los mitos que nos dijeron cuando éramos niños y que crean una brecha de género aún mayor.

 “Menos Mitos Más Igualdad” el cual fue lanzado el viernes 3 de agosto. Para iniciar tratará seis mitos que buscan eliminarse, entre ellos: “si no eres mía no eres de nadie”, “prefiero verte muerta que con otro”, “los hombres no lloran”, “los hombres son los proveedores del hogar”, “las mujeres vienen con un chip para las tareas de la casa”, “El talento no tiene género”.

La iniciativa ha surgido con el objetivo de disminuir la violencia de género, y se ha creado a partir del caso de Yuliana Samboni, la niña de 7 años que fue violada, torturada y asesinada en diciembre de 2016 por Rafael Uribe Noguera.

Quienes lideran este proyecto han coincidido con que es desde la etapa de la niñez que se deben romper con los paradigmas errados y eliminar comportamientos de intolerancia desde la raíz. Tatiana Zabala, es la directora de la empresa que llevó cabo el diseño de la campaña y Claudia Mejía, la directora de Sisma mujer es la líder de la Alianza.

A nivel social queremos un impacto en toda la cultura, la opinión pública y que podamos entender que solo si avanzamos en la igualdad, disminuimos la violencia”, explica Claudia Mejía.

 “La manera más radical de lograr esa transformación es irnos a las raíces: la desigualdad, la discriminación. Porque existe esa idea de que las mujeres valen menos, de que sus cuerpos no son de ellas, que son menos importantes. Porque existe esta idea es que se legitima la violencia contra mujeres y niñas”, dice.

…Colombia es uno de los cinco países de Latinoamérica en el que se registra el mayor número de mujer asesinadas por el hecho de ser mujeres, lo que es muy grave” (…)Agregó que existe un informe que “confirma que sólo en el mes de enero de este año 2018 se reportaron 41 feminicidios en el país. Es decir, una mujer fue asesinada cada 18 horas…

Finalmente explicó que el objetivo último de esta campaña, es disminuir las cifras y hacer que los comportamientos agresivos hacia las mujeres desaparezcan, por el simple hecho de que son seres humanos y tienen los mismos derechos: “Tenemos un aumento lo que significó que cada 24 minutos una mujer fue víctima de violencia sexual. Las niñas y adolescentes son las más afectadas con un 86 por ciento de los casos, siendo las más afectadas niñas entre los 5 y 14 años de edad, todo esto es muy doloroso, pero son cifras que tenemos que registrar para llamar la atención de los colombianos”.

Esta campaña incentiva el desuso de frases que se han convertido en parte del paisaje, que se normalizaron, como “los hombres no lloran”, o por ejemplo, que cuando una mujer dice ‘no’ quiere decir ‘sí’, en últimas discursos que justifican la violencia y condicionan el comportamiento de las personas, y se convierten en justificaciones y argumentos para agredir.

Por otro lado, Andrea Tague, oficial de Género de Onu Mujer, da a conocer estadísticas, que reiteran la necesidad de crear este tipo de iniciativas:

“El 85% de las víctimas de violencia sexual son mujeres, pero del total de casos el 73% corresponde a niñas entre los 0 y los 18 años. Además hay 6000 casos de niñas embarazadas entre los 10 y los 14 años”, dice.

Sin contar los 41 casos de feminicidios en enero de este año, lo que se traduce a que” cada 18 horas una mujer fue asesinada,” y de acuerdo con Medicina Legal, en los primeros 5 meses del año “cada 24 minutos una mujer fue víctima de violencia sexual”.

El lanzamiento, contó con el apoyo de la Defensoría. Y en este se expresó la necesidad social que se tiene por cambiar frases que aparentemente son inofensivas, pero que incitan a las violencias y las discriminaciones de género. También se señaló que es crucial convertir las creencias y prejuicios que crean brechas entre el género femenino y masculino.

Este proyecto contará con una activación en redes sociales, en la cual se invita a todas las personas a que cuenten las creencias que les inculcaron de niños y niñas y que no son reales, con los numerales #DeNiñaMeDijeron – #DeNiñoMeDijeron y #MenosMitosMásIgualdad. Para conocer más visita el sitio oficial de la campaña aquí