¿Estás pensando en comenzar el gimnasio o ya tienes tu rutina lista por la mañana, pero no has logrado dominar el equilibrio entre agotada-lista para el trabajo? Esto es para ti:

Son las 8:30 de la mañana, debes estar pronto en el trabajo, estás bañada en sudor, las filas en las duchas son infinitas y solo funciona un secador en el baño. No entres en pánico, ni recuperes el estrés que acabas de sudar.
Según todas las personas que se ejercitan constantemente, la mejor manera de empezar el día es con una rutina matutina, pero si eres una chica que le gusta lucir siempre bien y se preocupa por su apariencia, esto puede ser un conflicto.
Hacer ejercicio en las mañanas no tiene que significar lucir mal todo el día, los siguientes tips y truquitos te ayudarán a lucir aún mejor, justo antes de llegar a tu trabajo.

  1. Mantén la calma

    Lo más difícil de controlar luego de una sesión de ejercicios es el rostro rojizo. Si entrenaste bastante fuerte, la sangre bombeará, tu corazón latirá fuerte y se notará en tu rostro. Ninguna base o corrector podrá ocultar eso, porque podrá durar bastante. El mejor truco es un calmante en spray: Agua de rosas, una infusión de menta o algún producto de tu preferencia que refresque tu piel, algún hidratante que refresque y tensione tu rostro.
  2. Peinadito

    Si estás corta de tiempo, será imposible que te arregles el cabello como usualmente lo harías con el secador del gimnasio. Así que tu mejor opción es hacer un peinado fácil: Una trenzas son una excelente opción, mejor que un cola de caballo o un “chonguito” que puede hacerte lucir des-arreglada. Las trenzas definitivamente están en su momento, así que ya seas dos pegadas a la raíz, solo una al centro o de lado, será tu mejor opción. Si no dominas las trenzas, un tutorial en Youtube será tu mejor aliado.
  3. A ver ese Glow

    El maquillaje luego del ejercicio puede ser un tema complejo. Tu piel aún está generando humedad y si no eliminas todo el sudor, el polvo o los productos grasosos podrían no tener el mismo efecto de siempre. Lo mejor que puedes hacer es: Hidratar bien tu rostro y usar productos en crema. Cubrir solo un poco las áreas problemáticas, puedes usar una BB cream de ser necesario y usar también un iluminador en tus parpados y partes altas del rostro para que tu piel se vea saludable.
  4. Mantente seca

    Sí, nos referimos a las axilas. Hay algo con el ejercicio matutino que intensifica la sudoración en ciertas áreas. Después de ejercitarte usa un buen desodorante y si es posible, lava bien esa área antes de aplicarlo. Lo mejor es usar un desodorante en barra sin olor, pues los aerosoles solo camuflan el olor por poco tiempo.
  5. Un buen kit post-gym.

    Y no estamos hablando de un bolso o cartera gigante que te incomode durante el día, nos referimos a un kit de cosas escenciales que puedan servirte para varias cosas: Labial que puedas usar como rubor, iluminador que puedas usar como sombra. Tu spray refrescante, desodorante, pañitos húmedos, loción, todo lo que creas necesario para sentirte cómoda luego de ejercitarte.